lunes, 11 de abril de 2016

"Carol", de Patricia Highsmith

Ya sabéis lo mucho que ha sonado Carol este año. La película protagonizada por Cate Blanchett y Roonie Mara ha promocionado una novela que, de no ser por ella, habría continuado siendo leída por un público limitado. En lo personal mi desconocimiento de la obra era absoluto, pese a que ya leí el año pasado El talento de Mr. Ripley de la misma autora (si tenéis la oportunidad es una novela muy recomendable). Tras leer Carol (The Price of Salt originariamente), no tengo muy claro cuál me gustó más.

Carol es una novela muy sutil. Cuenta una historia de amor entre dos chicas y por supuesto, rompió los esquemas en una época en que los personajes homosexuales y las novelas en las que aparecían estaban condenados al drama por el drama más absoluto. Así, la de Therese y Carol es solo una historia de amor, pero preciosa. Durante la lectura, me llamaba la atención la diferencia entre este narrador y otros que había leído anteriormente. Nunca antes había leído a una narradora mujer, escrita por una autora mujer, describir a otra mujer de forma más o menos sexual. La sensibilidad de mujeres y hombres (llámalo socialización, llámalo x) es diferente en este aspecto, las cosas en las que una y otro se fijan, la descripción de la persona amada, y es maravilloso contemplar la construcción de un personaje tan elegante como Carol desde la mirada inocente de Therese. Quiero decir, es imposible no enamorarse de Carol. Subyuga. Te hace pequeña sin hacerte de menos, y eso se percibe durante toda la novela: narrada con una mesura y un mimo increíbles, con una extrema importancia de los silencios y sobre todo de los diálogos de las protagonistas, con gran meticulosidad a la hora de hacer comprender al lector la radiografía del personaje. De verdad, maravillosa.
Carol reapareció con una taza blanca sobre un platillo, sosteniendo este y el asa de la taza mientras cerraba la puerta con el pie:
-La he dejado hervir y le ha salido nata –dijo, molesta-. Lo siento.
Pero a Therese le encantó porque se imaginó que eso le debía de pasar siempre. Se quedaba pensando en algo y la leche hervía.
También es admirable cómo el personaje de Therese crece durante la novela. De ser un pollito asustado e incapaz de comprenderse a sí misma y sus sentimientos a una persona independiente con una voz mucho más interesante. La obra, pues, evoluciona de ser Therese chiquitita al lado de una enorme Carol a una relación sin miedo. Y de esto habla. Del paso del sentimiento al amor, del vencer el miedo y a la gente, de conseguir la paz, como queráis llamarlo. Creo que tanto novela como autora son indispensables: por su forma de tratar la tristeza, por su óptica, por las imágenes, por el frío, por el calor y por las noches de viaje en coche de Therese y Carol, por cómo de sus conversaciones se van trazando unos personajes maravillosos. Por favor, leedlo. Es difícil hablar de un libro que te ha gustado mucho, al menos de forma concreta: me pasé horas pensando en la novela al terminar de leerla, pero no tengo mucho que deciros más allá de intentar convenceros por todos los medios de que la leáis. Así pues, cierro aquí, esperando sinceramente que os interese lo suficiente como para leerla. Merece muchísimo la pena, de veras.

En otro orden de cosas, me parece una lectura muchísimo más interesante para realizar si se busca un libro relacionado con la comunidad LGTB que todas las novelas publicadas especialmente para ser vendidas bajo este signo. La normalización no se produce a partir de un libro que trate el ser arcoíris, sino narrando una historia de amor, como esta, de dos chicas, dos chicos, etc. Así que para todas aquellas interesadas en el tema, aquí podéis encontrar un excelente ejemplo de cómo hacerlo bien.

PD: Aunque no pongo puntuaciones a los libros, he puesto una etiqueta llamada "recomendable" donde pondré los libros que, para mí, merezcan mucho la pena. Salud.

3 comentarios:

  1. Desde hace mucho busco un libro LGTB que no sea comercial, sino que trate ese tipo de mundo de manera natural y real. No había escuchado del libro pero ahora lo tendré presente cuando me dé una vuelta por la libería :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!:

    Se ha puesto muy de moda la temática LGTB pero a veces se trata de forma muy frívola, como gancho comercial, y en muchas ocasiones ese trato hace que la lectura no aporte nada. Es como si fuera una pastelada más y ya está.
    Sin embargo, un libro sobre esta temática escrito por una autora como Highsmith ofrece, como mínimo una garantía de que no será un libro más.
    Me quedo con lo que has dicho de que al terminar la novela te quedaste horas pensando; en mi opinión, eso es lo que nos provocan los buenos libros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. apuntado lo tengo :) por eso no he visto la peli porque queria leer el libro primero

    ResponderEliminar

Me gustaría decir que leo los comentarios todos los días y me encanta responderlos, pero lo cierto es que me parece lo menos cómodo del mundo para establecer una comunicación. Cuando te conteste a ti ya se te habrá olvidado y no habrá posibilidad de debate ni de nada. Así que si lo que te apetece es tener una respuesta más rápida e iniciar una conversación, puedes enviarme un tweet (@saragould_) o un correo electrónico.

Si no nada, haz lo que quieras, TÚ SABRÁS.